Incio / Editorial

SE VISLUMBRA LA JUSTICIA PARA VÍCTOR 

Por Iris Aceiton, Corporación solidaria UTE- USACH

3197619331_2ff3615788_z

Como todos los once de septiembre la cita es en la ex Universidad Técnica del Estado, hoy Universidad de Santiago. En la explanada; en el fondo el edificio de la Casa Central, restaurado de la barbarie golpista de la que ignominiosamente fue objeto hace exactamente cuarenta años.

Víctor Jara se encontraba entre nosotros. Tenía 40 años, en la plenitud de suvida y de su creación artística, fue llevado prisionero junto a centenares de estudiantes, funcionarios y académicos, al entonces Estadio Chile, convertido para la ocasión en campo de prisioneros, tortura y exterminio. Entre los peregrinos se encuentra su viuda y eterna compañera. Como una eterna novia doliente, una negra mortaja cubre su figura delgada de andar acompasado. Con su melena rebelde y cana desafiando al frío, al viento, con sus claros y tristes ojos, avizorando esa esquiva y lenta justicia por la que ha luchado de manera irrenunciable. Emprendemos la romería hacia los monolitos de nuestros muertos. Cruzamos pasillos, jardines y patios en el más absoluto silencio, con un clavel rojo en las manos, entre nosotros la inclaudicable Joan Turner.

Esta marcha peregrina ha sido distinta, respiramos nuevos bríos. La mentira oficial se está cayendo a pedazos. Ya no somos un puñado de sobreviviente que vociferan su verdad ante una sociedad incrédula e imperturbable. Las atrocidades cometidas por la dictadura se están conociendo. Los que siempre supieron y no quisieron saber, no pueden seguir ocultándolas. Los jóvenes, horrorizados están recién empapándose de lo que una vez sucedió en su país.

Víctor Jara es el ícono de la crueldad, de la bestialidad de una dictadura cívica militar pervertida desde su origen. A cuarenta años de su asesinato. Cuando el mundo entero le rinde tributo. Cuando el cantautor norteamericano Bruce Springsteen para homenajearlo canta su “Manifiesto” ante miles de jóvenes chilenos y, es ovacionado. Cuando están identificados los militares que lo asesinaron y se pide la extradición del que huyera como valiente soldado al país del Norte.

Nosotros, vislumbramos la ansiada JUSTICIA PARA VÍCTOR.